Baños Agua Santa: La Puerta a la Amazonia del Ecuador

Baños Agua Santa: La Puerta a la Amazonia del Ecuador

Una de la provincias del Ecuador, que destaca en oferta turística de aventura es Tungurahua. Y la ciudad de Baños, es el escentario donde asisten cada feriado o fin de semana miles de turistas nacionales y extranjeros que arriban a una pequeña localidad en busca de diversión, entretenimiento y descanso, aportando así al turismo en Ecuador.

En esta localidad andina que alberga unos 24.000 habitantes se pueden observar iglesias como la Catedral a donde acuden diariamente los fieles católicos y también quienes solo quieren admirar la riqueza arquitectónica.

El Orquidiario, que está en la vía al Pailón del Diablo, es otra belleza de Baños, en donde los turistas pueden encontrarse con varios tipos de esta flor nativa de la zona.

En su visita no puede faltar degustar las famosas melcochas, los dulces de guayaba o el jugode caña; así como la propuesta artesanal y textil que se exhibe en el centro de la ciudad.

A Baños Agua Santa se la conoce como la puerta a la amazonía del Ecuador es por ello que forma parte del Parque Nacional Sangay y del Parque Nacional Llanganates reconocidos como Patrimonio Nacional del Ecuador.

Bajo el embrujo de una música tenue, bebiendo el aroma de un café silvestre, como pendiendo en el vacío de agrestes abismos veo caer la tarde.

Las montañas van cubriéndose en el ocaso, las nubes que han salido de su escondite diurno se visten de colores y de formas brillantes, despidiendo resplandores sobrios que dibujan perfiles vespertinos.

La ciudad de Baños se adormece en un instante y así, muy repentinamente, las luces emergen por sus calles y parques convirtiéndola en un jardín flotante en el vacío  oscuro de la bruma.

Las torres de la iglesia se tornan magistrales, con colores de encanto, dando el equilibrio perfecto a la majestuosidad del paisaje. Los montes se han quedado aletargados, flotando entre las nubes, colgados de la noche. La vida se vuelve muy serena.

Fascinado por aquellos efectos y contrates vivenciales que se quedan grabados en lo más hondo de los sentimientos, entre lo efímero y lo eterno, mi espíritu retorna sereno y se posa callado en el silencio de este lugar cautivador y regresa tranquilo, embriagado de embelesantes percepciones, hasta volver de nuevo en otras tardes, a disipar aquí; los cansancios humanos.

Enable Notifications    OK No thanks